La Ruta

 Bajo los elevados farallones arcillosos de las barrancas se camina cómodamente entre chopos, robles y castaños

El Bierzo tiene algunas rutas que compaginan bosques frondosos con vegas feraces que son la base de la huerta berciana, caminar en el límite de ambos ecosistemas, además de hacerlo bajo unas murallas de arcilla que amarillea con los rayos del sol, es una experiencia inolvidable. Si a todo ello se le añade el cruce del río Sil por un puente colgante de tablas, la experiencia está más que asegurada y el desplazamiento justificado. Aparte de esto se visitan localidades que aún conservan la esencia tradicional del Bierzo, como Santalla o San Juan de Paluezas, así como varias pequeñas ermitas. Y si se desea se puede ampliar la ruta con la visita al castillo de Cornatel, un enclave erguido entre las rocas que caen al vacío, convirtiéndolo en una fortaleza inexpugnable. Una pena la cantera de su base así como las líneas de alta tensión en medio de todas partes.

Desarrollo de la ruta

Se sale de la localidad de Santalla, al lado del mirador desde el que se ve bien la hoya berciana, donde existe un pequeño aparcamiento con una fuente y todo. Bajando por una calleja hacia la derecha se llega a un polideportivo y se sigue cuesta abajo, girando de nuevo a la derecha para salir del pueblo por una zona cubierta de vegetación y siempre bajando se cruza el arroyo de Villavieja por un puente y se llega a la vega donde existe un molino casi caído a la derecha. Una vez en la vega el camino es llano y enfila hacia las barrancas que se van viendo a lo lejos entre la vegetación de la ribera. A la derecha existe las finas de la vega y a la izquierda el monte y las barrancas, el monte cubierto de bosques de castaños y robles, mientras que en la vega aparte de los cultivos, se dan los chopos.

Por una pista llana se van viendo a la izquierda las verticales paredes de arenisca de las Barrancas. Son espectaculares formaciones naturales, no como en las Médulas que han sido moldeadas por la ingeniería humana. A lo largo de un buen trecho se van viendo las distintas formas de las barrancas y en un punto determinado se ha preparado un área recreativa con mesas y bancos así como atracciones infantiles.

Tras una larga caminata se llega a un desvío que señala el puente colgante. No está propiamente en la ruta, es preciso desviarse y volver de nuevo, pero para quien lo desee la experiencia puede ser interesante, además el camino al lado del arroyo parece convertirse al poco de tomarlo en una especie de jungla de árboles, ramas y lianas y más tarde el río Sil que desciende se une al arroyo que baja de las barrancas y de Santalla. El puente colgante cruza el río Sil uniendo la zona de montes con la de vega. Una vez experimentado se vuelve al camino subiendo ya una cuesta entre un bosque de castaños que tiene un fuerte desnivel, aunque es posible seguir la pista y hacer el camino más largo, pero con mejores vistas y más entretenido.

Tras un largo recorrido que parece más largo debido a la cuesta arriba, se llega a la ermita de la Estrella, en la parte más alta de San Juan de Paluezas, pero en lugar de bajar al pueblo se enfila en dirección al cementerio para tomar, antes de llegar al mismo, un desvío a la derecha que asciende hasta girar de nuevo a la derecha hacia una loma que sube ligeramente entre robles y encinas y cuando los árboles se encuentran más dispersos se pueden ver las cumbres de Ferradilo. Tras un buen trecho se toma un camino que va hacia la izquierda, señalado por una flecha en una piedra. El camino se interna en un bosque de castaños que va descendiendo un buen rato y al final hay un desvío cerca de un soto de antiguos castaños en el que el camino baja, pero sale otro a la derecha que mantiene el nivel de altitud y tras unos kilómetros va a dar al cruce de la carretera general con la que va a Villavieja y el castillo de Cornatel, donde hay una explotación de pizarra y una escombrera.

Entre la carretera y un soporte de los cables de alta tensión sale un camino que baja directamente cruzando poco después la carretera. Hay buena visibilidad pero se debe tener cuidado al cruzar. Al final entronca con otro camino más amplio y más llano y cruzando el arroyo se encuentra la ermita del Carmen. Se sigue por el mismo camino, sin subir a la carretera, para llegar a Santalla. Solamente hay que cruzar el pueblo con muchas casas antiguas y subir de nuevo al mirador, donde se da por finalizada la ruta.

Si se quiere alargar la ruta siempre se puede subir desde el cruce de la carretera al lado de la explotación de pizarra al castillo de Cornatel por un camino existente, visitar el castillo, bien explicado por sus guías, en especial Abraham y bajar, bien por el mismo camino que aquí se indica, o bien por Villavieja, lo que podría resultar más complicado y alargaría mucho más la ruta.

Características de la ruta

Zona geográfica. El Bierzo.
Entorno. Bosque, roca, matorral y praderas.
Tipo de ruta.  Circular por pista, camino, sendero y algo de carretera. 
Inicio / fin.  Santalla.  
Distancia aproximada.  10,5 Km.
Tiempo aproximado. Entre tres y cuatro horas.
Desnivel.  Aproximadamente 200 metros de subida.
Dificultad.  Media-baja. 
Observaciones.  La unión entre el bosque y el valle fluvial convierte las diferencias de la ruta en un conjunto variado.

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies